Política de cookies

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

sábado, 14 de noviembre de 2015

La envidia en la publicidad.


Una táctica que han tenido (y siguen teniendo) muchos publicistas es la de querer hacer creer que quienes compren sus productos se convertirán en un número uno y serán la envidia de todos los que le rodean. De esta táctica publicitaria han salido algunos anuncios originales, otros parecidos a lo que se ve en el día a día y otros algo crueles. Estos son algunos anuncios en los que la envidia ha tenido un enorme protagonismo:

El anuncio del muñeco Gu-Gu de Berjusa estaba muy lejos de ser un ejemplo de ética. Esta publicidad podía traducirse como "compra este juguete, no para jugar con él sino para fastidiar a todas tus amigas":en el comienzo del anuncio llega una niña a casa de otra con un "alucina vecina" (frase que se hizo muy popular en aquella época) y le enseña ese nuevo juguete con todo lo que sabe hacer (termina desmayando de "coraje" a su vecina) y la niña se queda con una gran sonrisa de haber chinchado bien a la otra:



Este de Opel Kadett tiene un poco menos de "mala idea", es más bien simbólico: unos perros, que ladran y suben furiosos sobre este coche al verlo llegar, vienen a representar la envidia que puede tener toda la persona que vea a quien tiene este modelo de auto y también da una imagen de éxito y personalidad a quien lo conduce al no afectarle en nada que los perros lo sigan. El spot acaba con esta frase: "deja que los demás ladren, Kadett cabalga"


Los televisores han sido para los publicistas una excusa para dar envidia y la marca Sanyo aprovechó para decir más o menos algo así con este anuncio: si compra un televisor de 14 pulgadas y le toca el viaje a Rio de Janeiro que sorteamos, será la envidia de sus amigos por volver bronceado y tener un televisor que "no lo tiene cualquiera" (año 1987):



La publicidad de Puntomatic se basa más en los vecinos envidiosos. Una pareja se queda mirando el envase de Puntomatic que lleva una vecina y les fastidia que esta vecina se haya enterado antes que ellos de que hay envases de detergente para lavadora más pequeños que el que ellos compran ... (uno de los tipos de envidia más absurdos, pero a la vez reales....):



También el cupón de la Once quiso poner de protagonista en uno de sus anuncios a la envidia que tiene el vecindario (que para eso es un clásico de la vida real que los vecinos hablen y critiquen todo de los demás). En este, a la vecina que tenía un videoclub le tocó el cupón y las demás vecinas se sorprenden al verla con un abrigo de piel (tanto que hasta una de ellas se deja a la niña dentro del ascensor) y todas se enfadan porque "la del videoclub" es rica y a ver por qué ellas no (y les falta tiempo para ir a comprar un cupón):



Esta publicidad de Volkswagen tiene el argumento que daría un envidioso, empezando por "maldito coche" (anuncio de 1992):



En el anuncio del helado Pirulo, el que lo tomaba no pasaba calor porque este helado terminaba más tarde en acabarse a diferencia de los demás y dos chicos que toman los otros helados (en un principio se resisten a tomar Pirulo) aparte de hacer el tonto, pasan muchísimo calor y acaban tomando el Pirulo ...


(Fuente de los vídeos: You Tube)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.