Política de cookies

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

sábado, 8 de febrero de 2014

Curiosidades de la publicidad de finales de los 80.

25 años después, entre finales de 1988 y principios de 1989,  los anuncios, como pasa con la publicidad antigua, se ven completamente distintos a los del presente, bien porque actualmente algunos productos han sido reemplazados por otros o simplemente no hay reemplazos, sino buenos recuerdos o cambios para actualizar los productos al tipo de demanda del momento que nos encontramos. También hay productos en los que no hay grandes cambios en comparación a hoy, un ejemplo está en estas herramientas de bricolaje, que comparadas con ordenadores, teléfonos o televisores, son uno de los pocos materiales que han tenido menos cambios con los años:
 
Otro caso similar al de las herramientas de bricolaje es el de lavadoras y secadoras, su evolución ha sido menor que la de otros electrodomésticos :


Algo ya prácticamente desaparecido son las cintas de cassette, en este anuncio vienen los distintos modelos que tenían a principios de 1989 y las mejoras en calidad de sonido que ofrecían. Después del MP3 , el cine en casa y otros tantos más avances en audio, este anuncio ha quedado algo prehistórico (pero siempre quedará el recuerdo de rebobinar las cintas del walkman con el boli, las canciones que se grabaron en ellas de la radio y todas las veces que se quedaron liadas y se chafaron ):


Estas máquinas de escribir electrónicas eran la modernidad para las secretarias en 1988:


Este vídeo era lo más novedoso de finales de los 80: digitalizaba el televisor mejorando la calidad de imagen y hacía "lo nunca visto" (tenía efectos especiales incorporados):


Aparte de productos, también hay publicidad de acontecimientos importantes de los que hay grandes recuerdos. Estos anuncios son de octubre de 1988, donde ya empezaba a prepararse todo para la Expo 92:


Y para terminar ¿os acordáis de esos años en los que Nestlé le daba tanta importancia a hacer un buen desayuno?  Una de las maneras que tuvo de concienciar fue con el libro "Buenos días, desayuno" que enviaban a casa por correo por solicitarlo desde los cupones que había en sus anuncios:


(Fuente de las imágenes de los anuncios: ABC).










No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.