Política de cookies

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

sábado, 7 de mayo de 2016

Los sabores que no gustaron nada.


Se sabe que los yogures de naranja son historia y algo imposible de encontrar en un supermercado, que los helados color azul no gustan y que los refrescos de manzana .... no, gracias. Hay muchos tipos de sabores que no han logrado vender en bebidas, yogures, helados, golosinas ... Y estos son algunos de los que fueron un gran fracaso:

Uno de los chicles más nombrados cuando se habla de la marca Boomer es el de sabor cola, seguro que conoces a mucha gente que alguna vez lo probó. En los años 80, acostumbrados a los clásicos sabores de fresa o menta que suelen tener todos los chicles, de pronto aparece una novedad que además es una rareza ¡chicles de cola! y se apetece probarlo para ver qué tal sabe.Y la verdad a mí me encantaba, era un sabor entre refresco Pepsi y el toque extra dulzón que tenían los chicles Boomer, pero inexplicablemente desaparecieron de los kioskos y tiendas.


Aunque la marca Boomer también tuvo otro sabor que fracasó y fue el sabor natillas. Poner a un chicle el sabor de un postre es algo raro y si de por sí los chicles Boomer estaban bastante dulzones, con ese sabor de natillas sería puro empalago, pero bueno, había que intentarlo ...


¿Alguien cuando va a una cafetería pide zumo de pera? Nunca he escuchado eso en ningún sitio, ni conozco a nadie que compre peras para hacerse un zumo en casa. Entonces ¿por qué vendieron un refresco de zumo de pera? 


Si seguimos con las bebidas, los batidos Okey también tuvieron algunos nuevos sabores que no marcharon nada bien. Uno de ellos fue canela limón (del que no hay ni rastro) y otro el de plátano, que fue una novedad en 1993. En apariencia se parecía mucho al batido de vainilla y la verdad el sabor vainilla era preferible al de plátano (los batidos o refrescos de plátano, como los de piña y manzana no prosperan), así que siguieron los sabores clásicos de vainilla, fresa y chocolate y lo demás, queda para el recuerdo:


Volviendo a los chicles ¿recuerdas el chicle Bang Bang de chocolate? El chocolate gusta en casi todas sus variedades, pero en chicle no ¿por qué? gran misterio  ... Pero aún así este tipo de chicle, aunque se dejara de vender, ha quedado como todo un clásico de las golosinas de los años 80:


Y también un clásico son las bolitas, ricitos y torciditos de los Cheetos de Matutano:


Estas variedades de Cheetos se mantuvieron en el tiempo, pero una nueva que se añadió a finales de los 80, los tubitos, se dejó de vender al poco tiempo de salir al mercado y eso que tuvo mascota propia y mucha publicidad, pero los clásicos son los clásicos y no pudo competir con las otras tres variedades principales de Cheetos:


Si los yogures de naranja no gustaban ¿por qué se intenta repetir fallos poniendo yogures de mandarina? Sí, los yogures han probado con casi todas las frutas, la mandarina también fue una de ellas, aunque la verdad, ¿quien se acuerda...?





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.